Diseño de distribución de tienda: 9 consejos para organizarla

Hombre trabajando en plano

El diseño de distribución de tienda es un arte y una ciencia: requiere creatividad, conocimientos psicológicos y pruebas. Esta actividad requiere una planificación y contar con los recursos clave para hacer el mejor trabajo posible.

Es recomendable que sea hecho por un especialista, pero si en tu caso quieres hacerlo tú mismo en esta publicación, te daremos una serie de consejos para que puedas implementarlos al momento de planificar la disposición de tu tienda. 

Lee a continuación y evalúa si puedes aplicarlos en tu tienda.

1. Utiliza el plano de la planta correcto

Tener el plano de la planta es un elemento importante a la hora de trabajar en el Diseño de  distribución de tienda. Es necesario que el plano con el que cuentes tenga todas las características del local. 

El plano permitirá ver también cómo puede gestionarse el flujo de personas, proyectar el tráfico de la tienda, los mejores lugares para los productos, y partiendo allí puede seleccionar la distribución más adecuada: 

  • Distribución abierta
  • Distribución cerrada 
  • Distribución parrilla 
  • Distribución espiga

2. Considera siempre a donde “conduces” a los compradores 

Existen varias teorías sobre el flujo de clientes en el piso de venta, si lo realizan en el sentido contrario de las agujas del reloj o si lo realizan con el sentido de las agujas del reloj. Lo importante es que en tu tienda, mires cual es la tendencia y en función a eso sabrás donde colocar elementos atractivos y los productos. 

Sé siempre observador por donde y como caminan las personas en la tienda. Además en qué lugares se concentran para tomar decisiones y acciones en la tienda.

3. Asegúrate que las cantidades de productos exhibidas sean las adecuadas

Este tema es super importante en las tiendas. Si bien es cierto tener más productos en el piso de venta ha demostrado aumentar las ventas, debe haber un balance y que el cliente se sienta seguro. 

Tener demasiados productos puede provocar una disminución en la percepción de la marca al igual que tener muy pocos productos. Por lo que debes tener claro cómo quieres que sea tu posicionamiento, el tamaño de la tienda, la imagen que quieres proyectar y el tipo de experiencia que quieres crear.

4. Ten suficiente espacio entre los productos y los accesorios en el piso de venta

Está bien tener estantes llenos de mercancía (si eso es lo que buscas) siempre y cuando les brindes a tus clientes su espacio personal.

Hay que evitar que los compradores mientras eligen los productos choquen entre sí, ya que esto afecta la experiencia de compra. Otro caso, que a veces se presenta es que el comprador choca con otros elementos como exhibidores y termina saliendo de la tienda ya que se siente incómodo a la hora de comprar.

5. Dispón de muebles promocionales para refrescar las exhibiciones con regularidad

Las reglas sobre la frecuencia con la que debes cambiar sus exhibiciones variará según su tipo de tienda y la categoría, pero es necesario tener muebles que se cambien semanalmente las exhibiciones para generar dinamismo. Podrías, por ejemplo, cambiar el atuendo de tus maniquíes o presentar una venta adicional diferente cada semana.

También ten en cuenta la cantidad (y la naturaleza) del tráfico que recibe en la tienda o centro comercial. ¿Pasan frecuentemente los mismos compradores? ¿Está en la esquina de una calle muy transitada de camino a los lugares de trabajo de las personas? Si es así, deberás cambiar tus exhibiciones con más frecuencia para captar la atención de las personas de manera constante.

Lo último que se desea es que los clientes se acostumbren demasiado a la tienda.

6. Encuentra formas de atraer a clientes a través de los sentidos

Si bien la mayor parte del diseño de una ubicación se compone de componentes visuales, otros factores, incluidos como el aroma, el tacto, el sonido y el gusto, pueden tener un impacto en la apariencia de una tienda. Si deseas crear una experiencia realmente inmersiva en la tienda, diseña tu tienda para atraer a la mayor cantidad posible de compradores mediante los sentidos.

Aquí hay algunas ideas sobre lo que puede hacer:

  • Sonido

Elije tu lista de reproducción sabiamente. Determina la atmósfera que deseas crear y elige canciones que realcen (y no dominen) el ambiente. El volumen y el ritmo pueden influir en el comportamiento, según a quién le vendas. Por ejemplo, si bien la música alta puede funcionar bien para los minoristas que se dirigen a los compradores más jóvenes, no se puede decir lo mismo de los comerciantes que atienden a adultos.

  • Olor

Las panaderías y cafés pueden tener una ligera ventaja aquí, ya que pueden usar el olor de sus productos para atraer a los clientes. Pero aún puedes atender el sentido del olfato de las personas incluso si no estás en la industria alimentaria.

Reuters cita algunos buenos ejemplos de marketing de esencias en acción. Algunos comerciantes de lujo, por ejemplo, “perfuman su departamento de artículos para bebés con el suave olor a talco para bebés”, mientras que “las líneas de cruceros y los hoteles usan aromas exclusivos en sus habitaciones y en los folletos que se envían por correo a los huéspedes después de que se van a casa, con la esperanza de que recuperar recuerdos de unas agradables vacaciones y estimular la repetición de reservas “.

  • Tacto 

Tener un ambiente “práctico” puede mejorar la experiencia del comprador. Una forma de hacerlo es sacar productos de muestra de sus cajas para animar a los clientes a probarlos o jugar con ellos.

Apple fue pionera en este enfoque en el espacio minorista de electrónica cuando lanzaron tiendas que tenían sus productos al aire libre en lugar de estar dentro de grandes cajas marrones (que era la norma en ese momento).

  • Sabor

Si vendes comida en tu tienda, identifica si puedes tener estaciones de prueba de sabor. Nuevamente, esto fomenta una experiencia de compra más práctica y la hace menos intimidante para las personas.

Por cierto, incluso si no vendes productos comestibles, aún puede atraer el sentido del gusto de los compradores ofreciéndoles snacks y bebidas que pueden disfrutar mientras compran.

 

7. Implementa la venta cruzada

Agrupa la mercancía en categorías o departamentos ordenados es una gran estrategia, pero fíjate si puedes encontrar espacios para comercializar diferentes artículos. Identifica los productos en tu tienda que irían bien juntos y colóquelos en una sola exhibición.

Mira la mercancía desde la perspectiva de un cliente. Por ejemplo, si fueras un comprador mirando una pasta en particular, ¿hay algo en la tienda que iría bien con ella?

8. Asegúrate de que tus colaboradores estén en el lugar correcto

No olvides que tu personal también juega un papel importante en el diseño y la distribución de la tienda. La forma en que están situados en la tienda puede hacer o deshacer el atractivo de la tienda. Hacer que tus colaboradores se muevan por el piso de ventas en lugar de quedarse detrás del mostrador es una buena manera de hacer que el lugar sea más atractivo.

Como dijo el médico minorista Bob Phibbs en su blog: “Saque a sus empleados de detrás del mostrador y manténgalos activos, especialmente si tiene ventanas”.

Los consumidores que buscan en su tienda están más tentados a entrar si ven gente moviéndose. Por eso Bob recomienda que los comerciantes indiquen a los empleados que “actúen como si fueran clientes” si una tienda está vacía para que sea más atractiva.

9. Realiza un seguimiento y mide tus esfuerzos

Por último, pero no menos importante, siempre pregúntate si está tomando las decisiones correctas sobre el plano, el diseño o la disposición. Esto es fundamental para asegurarte de que está implementando las mejores estrategias posibles.

Tu y tu personal deben estar muy atentos a cómo se comporta la gente en la tienda. Prestar atención a dónde van, dónde permanecen y qué hacen mientras están adentro. También haz preguntas sobre lo que piensan de tu tienda y qué puedes hacer para mejorar.

Supongamos que estás implementando un cambio importante de diseño o comercialización en tu tienda. Deseas comparar métricas como ventas, tráfico y tiempo de permanencia antes de realizar las actualizaciones, y luego medir los resultados una vez que se implementan los cambios.

Además, considera hacer uso de soluciones de análisis de tráfico peatonal, como contadores de personas, sensores de calor y más. Estas herramientas pueden brindarte análisis e información más profundos sobre los hábitos y el comportamiento de los compradores, para que puedas tomar decisiones basadas en datos.

Finalmente, debes asegurarte de que tus diseños y exhibiciones se ejecuten correctamente, por lo que recomendamos que realices auditorías de la tienda cada vez que realices cambios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad